¿Qué es la salud mental?

Resultado de imagen para salud mental

Por Karina Quiñones

Siglo XXI, después de pasar por catástrofes horribles tener a la iglesia en el poder por muchos años viviendo en una época de oscuridad, también la peste negra, guerras duraderas creadas en base a intolerancias y ambiciones; justo aquí es donde parte este post. La segunda guerra mundial fue uno de los momentos más importantes sucedidos al principio del siglo pasado, el mundo cambió, millones de personas muriendo en base a su creencias o en el hogar en el cual habían nacido, ser despreciados por no tener cierta nacionalidad, no ser de sangre pura. 

Después de esta pequeña actualización de las noticias globales, remoto el tema de los cambios que siguen de la segunda guerra mundial, afortunada o desafortunadamente, Sigmund Freud vivió en esta época y gracias a su creación del psicoanálisis el mundo comenzó a tomar consciencia sobre nuestros pensamientos y sentimientos, el porqué de nuestras acciones y no solo en para qué lo hacemos como los perros de Pavlov. Al finalizar este terrible evento bélico, las personas notaron que nada era igual, todos tenían eventos post traumáticos después de la guerra, comenzaba a distinguirse una línea entre “estabilidad” y “locura”, existía algo entre esas dos palabras que no se podían definir en su momento, quizás ahorita lo podemos llamar “tengo un problema, no puedo dormir, no puedo estar alrededor de otras personas, estoy triste, lloro por todo, me enojo por todo, me quiero morir, me hago daño” entre otras cosas.

Este fue el nacimiento en parte de la importancia que se le fue dando a la salud mental, pero ¿qué es la salud mental? La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

 La dimensión positiva de la salud mental se destaca en la definición de salud que figura en la Constitución de la OMS: «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».

La salud mental se ve de manera sencilla de tener, PERO NO LO ES. Mucho menos tener una salud integral en donde lo físico, mental y social está en perfecto estado. En general, se supone que debemos tener las herramientas necesarias para poder enfrentar las situaciones que vayan surgiendo a lo largo de nuestra vida, pero ¿dónde aprendemos eso? ¿quién lo enseña? Ni siquiera como profesional en la salud mental puedo decir que lo sé, porque es un proceso individualizado, que va sobre la marcha y es conforme a la experiencia.

Pero si parece muy difícil ¿para qué me importa? Esta es la parte interesante, creo que el saber que la salud no es solo sentirme bien físicamente, si no dentro de mí misma, en mis pensamientos y en mis emociones, en mi casa, con mis amigos, en mi trabajo y escuela. Eventualmente todo es una cadenita donde si le diéramos más importancia a la salud mental, podríamos evitarlo, por ejemplo: Tenemos un problema en casa donde nos enojamos mucho y no sacamos ese coraje solo para no prolongar el trabajo, ya ibas tarde a la oficina y por discutir, llegas más tarde de lo esperado, tu jefe te regaña, estás tan cansado de que alguien te grite que cuando llega Juan, el típico compañero que solo ve que traes de lonche para pedirte porque él nunca compra ni lleva, le gritas algo feo. ¿Qué pasó aquí? El pobre Juan haciendo lo mismo de todos los días porque no gana lo suficiente para poder llevar lonche al trabajo porque su mamá está enferma o tiene muchos chamacos y necesita alimentarlos, descargaste todo tu enojo con él.

Quizás sí hubieras pensado más lo que ibas a decir, con quién te estabas desquitando todo ese enojo que tenías con alguien en casa, con el estúpido de tu jefe que solo sabe gritarte y reclamarte cosas malas y no tus aciertos.

Este en el mejor de los casos, nuestro sujeto de muestra podrá pedirle perdón a su amigo Juan y quizás él lo perdone, pero en otras ocasiones puede crearse un problema máaaaas grande, las consecuencias pueden ser peores o ¿qué no haz leído los periódicos amarillistas? “Mata a su amigo por no cooperar para la cheve”.

 

Gracias por leerme.

 

Anuncios

¿Por qué la vida termina después del matrimonio?

Resultado de imagen para boda foto

Por Karina Quiñones 
Twitter: @karinaqnes

“Estudia, trabaja, gana tu dinero y gasta en ti. Cuando te cases ya nada será tuyo, ni tendrás tiempo para ti.” Éstas son algunas de las cosas que la gente me ha dicho últimamente, ¿por qué? No lo sé, no tengo planes de casarme, sin embargo, me quedo pensando el por qué la gente cree que cuando te casas, al parecer pierdes todo.

Es importante para iniciar, tener la definición general del matrimonio: Unión de dos personas mediante determinados ritos o formalidades legales y que es reconocida por la ley como familia. “la pareja contrajo matrimonio en la basílica del Pilar; han contraído matrimonio en el juzgado de paz”. Después encontramos una definición religiosa: “En el catolicismo y otras confesiones cristianas, sacramento que une indisolublemente a un hombre y una mujer, y por el que se comprometen a vivir de acuerdo a las prescripciones de la Iglesia.”. Pero qué aburrido vivir tu vida haciendo lo que “deberías de hacer” y no lo que tú quieres hacer.

Se supone que la vida en pareja es un acuerdo mutuo y de apoyo constante en diferentes situaciones, la verdad es que siendo realistas, viviendo en pareja se tienen muchos beneficios al estar casados, préstamos, seguros médicos, entre otros. Es claro que en el país no todos tenemos el recurso económico como para pagar un seguro privado, las instituciones de salud pública son un gran apoyo para aquellas personas que lo necesitan en verdad.

Pero aquí la verdadera pregunta es ¿POR QUÉ LA GENTE DICE ESAS COSAS?. Mi idea es que de alguna manera en que nos han educado, recuerdo que en la primaria veíamos el ciclo de la vida que era: naces, creces, te reproduces y mueres… y gracias a papá diosito, tienes que estar casado para reproducirte, si no, es pecado… baia baia, ¿qué tenemos aquí? A un bastardo.

 

Entonces ¿casarnos es una obligación de vida? Y si no quiero casarme, ¿hay problema? De los primeros post del blog se encuentra uno que escribí llamado ¿Existe el amor de tu vida?, con ese post y este, quiero que el lector reflexione un poco lo que estamos haciendo con nuestras vidas que son automatizadas y programadas por el “deber ser” que nos ha impuesto la sociedad occidental del siglo XXI. ¿No me crees que la sociedad nos dice cómo debemos de ser? Cuántas imágenes y comentarios no hay en internet y en la vida cotidiana de cómo debe ser una mujer, la mujer ideal tiene que ser una “dama” comportarse correctamente, al parecer TODAS las mujeres somos celosas, violentas, extremadamente cariñosas y con necesidad de ser protegidas. En cambio, los hombres tienen que ser altos, musculosos, detallistas, románticos, empalagosos, dejar a sus amigos y amigas por estar con su novia. ¿A caso algo de esto es cierto?

Entonces ¿por qué el matrimonio tiene que ser un sacrificio? Creo yo que si un día decido compartir mi vida con mi pareja en la misma casa es porque quiero estar más tiempo con esa persona, porque quiero dormir con él o ella todos los días, despertar y que lo primero que vea es la persona a quien amo el día de hoy. No tengo que pensar si quiero hijos o que ya me estoy haciendo vieja y mis embarazos pueden ser más complicados, quiero pensar a dónde iremos de viaje las próximas vacaciones, llegar a casa a comer viendo netflix, discutir por cosas ridículas y que se me quite el enojo a los 10 minutos, pero todo eso es LO QUE YO QUIERO y lo que yo PIENSO sobre algún posible matrimonio o unión libre.

Pensar que la vida en pareja es distinta y complicada, solo nos llevará a la acción y vivienda misma de tales complicaciones. La vida no es color rosa, pero tampoco tiene que ser un martirio.

Gracias por leerme.