3 Trastornos de Ansiedad Más Comunes en Niños

Imagen del encabezado sacada de: www.laansiedad.org
14606968_1492942660791675_5383456560225714176_a

Por Daniela Guerrero

Hola, queridos lectores, espero se encuentren muy bien.

La ansiedad es una emoción normal de todos los seres humanos, que se presenta como defensa en respuesta a un evento desconocido o de peligro. Sin embargo, cuando su presencia es recurrente y dificulta el desarrollo, ya sea escolar o social del infante, se puede considerar la existencia de un trastorno de ansiedad.

Probablemente pensemos  que es sumamente difícil que un niño presente dicho problema, sin embargo uno de cada 8 niños presenta algún tipo ansiedad. Por ello hoy hablaremos de trastornos de ansiedad más comunes en niños:

1. TRASTORNO DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

Se refiere al miedo o preocupación intenso y persistente al tener que separarse de una persona con la que tenga un vínculo afectivo estrecho, ya sea algún familiar o incluso amigos.

Criterios Diagnósticos:

  • Malestar excesivo y recurrente cuando se presenta o anticipa una separación respeto del hogar o de una de las principales figuras vinculadas
  • Preocupación excesiva por la posible pérdida de alguna figura vinculada, así como que puedan sufrir algún tipo de daño
  • Preocupación excesiva por algún suceso que pueda provocar la separación (que la figura vinculada sea secuestrada o desaparecida, incluso la muerte)
  • Resistencia a acudir a la escuela o algún otro sitio por miedo a la separación.
  • Resistencia a quedarse solo/a o bien sin una figura significativa cerca, esto también se presenta a la hora de dormir, ya que hay oposición a dormir en otra casa o sin que estén cerca figuras vinculadas cercanas.
  • Presencia de pesadillas repetidas en torno a la separación.
  • Síntomas físicos como sudoración, dolores de cabeza o abdominales, nauseas o vómito cuando se presenta o anticipa una separación.

El inicio de dichos síntomas deben presentarse antes de los 6 años al tratarse de niños y antes de los 18 en adolescentes y deben perdurar un mínimo de 4 semanas.

2. TRASTORNO DE ANSIEDAD SOCIAL (FOBIA SOCIAL)

Miedo o preocupación que se presenta de manera recurrente en relación a una o más situaciones sociales. El niño teme actuar de una determinada manera que pueda ser valorado negativamente por los demás.

Criterios Diagnósticos:

  • Miedo o ansiedad intensa en una o más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible examen por parte de otras personas. Algunos ejemplos son las interacciones sociales (p. ej., mantener una conversación, reunirse con personas extrañas), ser observado (p. ej.,comiendo o bebiendo) y actuar delante de otras personas (p. ej., dar una charla).
  • El individuo tiene miedo de actuar de cierta manera o de mostrar síntomas de ansiedad que se valoren negativamente (es decir, que lo humillen o avergüencen; que se traduzca en rechazo o que ofenda a otras personas).
  • Las situaciones sociales casi siempre provocan miedo o ansiedad. Nota: En los niños, el miedo o la ansiedad se puede expresar con llanto, rabietas, quedarse paralizados, aferrarse, encogerse o el fracaso de hablar en situaciones sociales.
  • Las situaciones sociales se evitan o resisten con miedo o ansiedad intenso.
  • El miedo o la ansiedad son desproporcionados a la amenaza real planteada por la situación social y al contexto sociocultural.
  • El miedo, la ansiedad o la evitación no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a otra afección médica.

El miedo, la ansiedad o la evitación deben estar presentes un mínimo de 6 meses.

3. TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

Ansiedad y/o preocupación excesiva sobre diversos acontecimientos o actividades y se asocian a tres o más síntomas de sobreactivación fisiológica.

Criterios diagnósticos:

  • Preocupación y/o ansiedad excesiva sobre distintos acontecimientos o actividades (como rendimiento escolar o situaciones sociales) que se prolongan por más de 6 meses.
  • Dificultad para controlar su estado de preocupación.
  • La ansiedad y/o preocupación se asocia a tres o más de los siguientes síntomas. Nota: En niños sólo se requiere uno de los siguientes síntomas.
    • Inquietud o impaciencia.
    • Fatiga
    • Dificultad para concentrarse o mantener la mente en blanco.
    • Irritabilidad.
    • Tensión muscular.
    • Alteraciones del sueño (pesadillas, dificultad de conciliar o mantener el sueño, sensación al despertarse de un sueño no reparador).

Por suerte, dichos trastornos, tienen tratamiento y más del 90% de los individuos que lo lleva se recupera perfectamente. Sin embargo, si no se interviene a tiempo, al pasar a la adolescencia, el individuo puede desarrollar una adicción a alguna droga para calmar su ansiedad.

Así que recuerda darle like, y si conoces a alguien que le sirva esta información compártela, así como suscribirte al blog para recibir más información como esta,

Dejemos de pensar que sólo son problemas de adultos y estemos atentos a lo que los niños nos dicen, ya sea con palabras o conductas.

Nota: Toda la información fue basada en el Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) y Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V).

Así mismo hice una colaboración en el blog llamado KONANCIEL sobre este tema, te invito a checarla:

Link de la colaboración: http://konanciel.blogspot.mx/2017/04/ansiedad-infantil-colaboracion-con.html

Si te interesó este tema, deberías leer:

A propósito del estrés

Psicosis Postparto: El lado oscuro de dar a luz.

¿Qué es la salud mental?

Anuncios

Una Oportunidad Nueva Para Unirnos…

     “La discapacidad significa únicamente que tendrás que tomar un camino distinto a los demás “

Por Daniela Guerrero y Stephanie Herrera

Hoy es el Día Mundial  de Concienciación sobre el Autismo,  por lo que es importante hablar sobre la inclusión social que debería existir en el medio ambiente de un niño o adulto con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Pero antes de comenzar, debemos dejar en claro qué es el Trastorno del Espectro Autista, y es que se trata de una condición neurológica, que comienza en los primeros 3 años de vida y no tiene cura.

El TEA afecta principalmente las áreas de la interacción social, comunicación, comportamiento y razonamiento del individuo. Algunos síntomas que pueden presentar son movimientos simples repetitivos, fuerte apego a objetos, gran angustia a cambios pequeños y rituales diarios.

Aunque no se ha descubierto una causa en específico, se ha investigado que es una condición con base genética, así como puede deberse a antecedes familiares de TEA, exposición a sustancias tóxicas por parte de la madre en el embarazo, edad avanzada de los padres, factores ambientales como complicaciones en la gestación, uso de fármacos, entre otras.

Vivimos en un una sociedad en donde lo diferente es señalado y discriminado y evidentemente con dichas características, los individuos con TEA actúan diferente a lo que la gente llama “normalidad”, por lo que actualmente las personas con TEA se encuentran con múltiples obstáculos para desarrollarse como sus semejantes debido a las diferencias que presentan para desenvolverse con la sociedad.

Hablamos, que a pesar de que dicho trastorno cuenta con una prevalencia de 1 de cada 100 niños, no se cuenta con la inclusión de estas personas en la sociedad, aún y cuando el 1% de niños en México, es decir alrededor de 400,000 tienen esta condición, todavía no contamos con suficientes centros capacitados para su tratamiento, así mismo, en el ámbito escolar, aunque se dio un primer paso, aceptando a niños y jóvenes con cualquier discapacidad o trastorno, mucha de la población docente no se encuentra debidamente calificada para brindar las herramientas que los individuos necesitan, así como no hubo ni hay una educación enfocada a la población general para erradicar mitos y dudas que propician la conducta discriminatoria.

Ostentamos que propiciamos la inclusión solo por dejarlos entrar a una escuela común, cuando la inclusión va más allá de eso, según la UNESCO (2005) la inclusión se refiere a la respuesta positiva a la diversidad y diferencias de las personas.

Debemos entender que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad, a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, en el trabajo, en los procesos culturales y en las comunidades.

Hagamos lo correcto, ayudemos a eliminar tabúes y dudas e informémonos, hoy en día podemos encontrar miles de artículos, películas, documentales y demás para ayudarnos a comprender.