Trastorno de Identidad Disociativo

img_3063

Por Daniela Guerrero

Imagen de encabezado sacada de: depsicologia.com

Hola queridos lectores! Espero se encuentre muy bien.

Hace como dos semanas vio la luz la película titulada Split, en español Fragmentado o Múltiple, dicha cinta muestra la vida de un joven que padece Trastorno de Identidad Disociativo, antes llamado Trastorno de Personalidad Múltiple, en caso de que no la hayas visto te dejo el trailer aquí <-dale click, por lo que el día de hoy me gustaría comentar un poco sobre este padecimiento.

Primero me gustaría dejar claro que como dice su nombre, es un trastorno, el cual es mental, y como bien menciona el Diccionario de la Real Lengua Española, se trata de una perturbación de las funciones psíquicas y del comportamiento.

Cabe recalcar que falta mucho por descubrir de todas las alteraciones mentales, incluso de las que consideramos muy  conocidas, y aclaro que el trastorno de identidad disociativo no se encuentra en el grupo popular, se debe a que es un padecimiento relativamente raro, ya que su incidencia es entre 2 a 5% de las personas que se encuentran bajo un proceso terapéutico.

Las causas que se han podido encontrar en casos del TID son las ligadas a un trastorno de estrés postraumático, ya sea algún tipo de abuso sexual, físico y/o psicológico, o bien la presencia en un acto violento, es decir, como espectador en algún evento de este índole. En algunas ocasiones también se ha observado la existencia de un doble mensaje propiciado de la madre al hijo, es decir, palabras que tal vez denotan amor, pero acciones que demuestren desprecio.

Es importante mencionar que la DISOCIACIÓN es una defensa primaria, comúnmente ligada a vivencias traumáticas, que supone una separación de la conciencia, es decir que la persona deja de percibirse a sí misma en el mundo y su realidad.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales o DSM V, vigente desde el 2013, se encuentra en la sección II, dentro de los trastornos disociativos, y los criterios diagnósticos son:

A. Perturbación de la identidad que se caracteriza por dos o más estados de la personalidad bien definidos, que se puede describir en algunas culturas como una experiencia de posesión. La perturbación de la identidad implica una discontinuidad importante del sentido del yo y del sentido de la entidad, acompañado de alteraciones relacionadas del afecto, el comportamiento, la conciencia, la memoria, la percepción, el conocimiento y/o el funcionamiento sensitivo-motor. Estos signos y síntomas pueden ser observados por parte de otras personas o comunicados por el individuo.

B. Lapsos recurrentes en la memoria de acontecimientos cotidianos, información personal importante y/o sucesos traumáticos incompatibles con el olvido ordinario.

C. Los síntomas causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

D. La alteración no es una parte normal de una práctica cultural o religiosa ampliamente aceptada. Nota: En los niños, los síntomas no deben confundirse con la presencia de amigos imaginarios u otros juegos de fantasía.

E. Los síntomas no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., laguna mental o comportamiento caótico durante la intoxicación alcohólica) u otra afección médica (p. ej., epilepsia parcial compleja).

Es una condición complicada de diagnosticar ya que su conmorbilidad con otros trastornos es impresionante, ya que puede presentar características de trastornos como el de estrés postraumático, esquizofrenia, trastorno obsesivo-compulsivo, entre otros.

CLASIFICACIÓN:

Ellenbernger (1970) clasifica este trastorno en tres categorías. La primera se refiere al caso más usual, en el que se dan las personalidades múltiples sucesivas, con amnesia simétrica o asimétrica, esto último se refiere si las personalidades se conocen o no, entre ellas y de esta forma si comparten o no memoria. La segunda es el caso más infrecuente de personalidades simultáneas y la tercera se refiere a agrupaciones de personalidades.

Por extraño que parezca, a pesar de cada personalidad tiene una experiencia subjetiva independiente, pueden compartir experiencias, y así producir las extrañas conversaciones entre personalidades.

Al cambiar de una personalidad a otra, se da la llamada “despersonalización”, el cual designa un cambio particularmente en la consciencia del sí mismo, en el cual el individuo siente como si fuera irreal.

OTROS DATOS:

Ahora, un individuo que padezca esta enfermedad, puede modificar su cuerpo de manera impresionante, un ejemplo es que se muestra en la película Split, una personalidad presenta diabetes, con necesidad de insulina y otra es un niño perfectamente sano por lo cual el cuerpo del “niño” no tiene ninguna alteración por la insulina, esto también aplica con otros problemas mentales, es decir una personalidad puede presentar un cuadro de fobia social, y otra ser completamente funcional en ese aspecto.

Dicho trastorno suele aparecer alrededor de la pubertad y juventud y aparte de ser una enfermedad mental, puede llegar a ser un mecanismo de defensa, que surge cuando el individuo no está preparado para una situación.

Es necesario realizar más investigaciones para aclarar los factores psicológicos y biológicos que causan el trastorno de la personalidad. Sin embargo, el fenómeno es socialmente conocido porque atrae la atención de la gente debido a su extraña naturaleza.

Gracias por leerme y recuerden que si les gustó o sirvió esta información, denle like, compártanlo y suscríbanse al blog, es completamente gratis. Así mismo recuerden que pueden seguirme en twitter como @DaniGroBTM y su llegaste hasta aquí mereces un link de la película llamada LAS TRES CARAS DE EVA, que habla también de este padecimiento.

Link: https://www.youtube.com/watch?v=FB7XWr58irk

Fuentes bibliográficas

Alarcón, R; Mazzotti, G; Nicolini, H. (2005). Psiquiatría. 2º edición. Colombia:     Manual Moderno

American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Editorial Medica Panameriana

Florenzano, R; Carvajal, C; Weil, K. (1999).Psiquiatría. Chile: Mediterráneo

Fuentes hemerográficas

Aparicio Pérez, T. (Agosto, 2011). Trastorno de identidad disociativo. Puleva      Salud. p.45. Disponible en: http://www.pulevasalud.com

Aragón, R. (Diciembre, 2011). Trastorno de identidad disociativa (TID). Psique   viva. p.4 Disponible en: http://psiqueviva.com

Anuncios

Un comentario en “Trastorno de Identidad Disociativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s